jueves, 5 de enero de 2012

La Cena, Málaga


Real y Muy Ilustre Hermandad de la Sagrada Cena Sacramental de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Paz


Málaga



datos historicos


Pese a que la fundación de la Hermandad de la Sagrada Cena es relativamente reciente, existen documentos históricos originarios del siglo XVII que señalan que ya existía por aquella época un paso en nuestra ciudad que representaba la escena bíblica de la última cena de Nuestro Señor Jesucristo. Dichos escritos nos hablan de la Hermandad de la Pura y Limpia Concepción, que radicaba en el convento franciscano de san Luis el Real, y que procesionaba en la tarde del Miércoles Santo, además de a la Titular que daba nombre a la cofradía, a distintos pasos de la Pasión de Cristo: Despedimiento, Lavatorio, Humildad, Señor con la Cruz a cuestas, Santo Sudario, y cómo no, la Cena de nuestro Señor Jesucristo. Todas ellas eran Hermandades filiales a una matriz, la de la Pura y Limpia Concepción.
 
En los citados documentos, que aún se conservan en el Archivo de Protocolos, se puede leer como dos trabajadores del campo de aquella época, Francisco y Juan García, se comprometían a “sacar el paso de la Cena de la cofradía de Nuestra Señora de la Concepción, cita en el convento de Señor Francisco de esta ciudad, desde la cuaresma que viene del año 1645 hasta que no podamos servirla, y para ello habemos de buscar a 24 hermanos que lo lleven con sus túnicas y escapularios azules, correones y horquillas, y lo demás que fuere necesario.”.

En cuanto a la autoría de las imágenes, si sólo procesionaba el Señor, o si lo hacía con apóstoles, nada más se sabe, puesto que pocos documentos más se han encontrado acerca de esta cofradía filial de la Limpia y Pura, que en apenas un siglo pasó de ser de las más importantes de Málaga a plantearse prácticamente la desaparición de la misma. Tanto fue así, que en el siglo XVIII se reestructura de nuevo, cambiando incluso la advocación de su titular por el de Concepción Dolorosa, y se traslada a la Iglesia de los Mártires, donde más tarde se fusionaría con la Hermandad del Huerto, pasando a ser la titular mariana de la misma, tal y como hoy la conocemos.

No sería hasta el año 1967 cuando se trasladaran las imágenes, tronos y enseres hasta la nueva capilla, realizando, a pesar de no tener los permisos oportunos, su primera salida procesional desde la misma en la Semana Santa de dicho año.


Imagenes


Jesús de la Sagrada Cena es obra del imaginero Luis Álvarez Duarte y fue tallada en el año 1971 junto al apostolado –que acabaría al año siguiente- que acompaña al Titular de la Hermandad ferroviaria y que vino a sustituir al primitivo grupo escultórico cuyo autor fue Pío Mollar (1929) y que desapareció en el trágico incendio de la capilla de la estación.

El misterio representa la última cena de nuestro Señor Jesucristo y se dispone sobre el trono en torno a una mesa en la que se procedió a la escena bíblica que a la que hace referencia. El Señor se nos muestra de pie al fondo del trono, presidiendo la mesa, mientras que los Apóstoles están colocados sentados alrededor de la mesa.
Se trata de una de las primeras imágenes cristíferas del artista Sevillano, para la cual se inspiró en el Cristo de la misma advocación de la capital andaluza, talla de Sebastián Santos. Sin embargo, el Titular malagueño, al contrario que el de la Hermandad de la Cena sevillana, no eleva su mirada hacia arriba sino que se nos presenta en actitud oratoria, con los brazos abiertos y la cabeza inclinada a la derecha. Por su parte, el rostro responde a los rasgos fisonómicos más utilizados por el autor: facciones judías, frondosa cabellera y barba rizada.


Cabe reseñar, a modo de curiosidad, que el autor del Señor y el resto del grupo escultórico se autorretrató en la figura de Santiago “el menor” y que la escultura de Judas Iscariote porta en su mano izquierda una bolsa que contiene las 30 monedas de plata con la que entregó a Jesús.


La primera obra malacitana que Luis Álvarez Duarte labra todavía dentro de su etapa juvenil, abunda en un tipo iconográfico de Virgen-Niña que acompañará y guiará sus primeros pasos como profesional de la imaginería. Sobre todo, a raíz de la aceptación cosechada en la capital hispalense por la Virgen de Guadalupe de la Hermandad de las Aguas, tallada cuando el artista sólo contaba con quince años de edad. En la Virgen de la Paz, la dulzura y la melancolía del rostro afloran a través de los párpados entornados y la boca entreabierta con un tenue esbozo de sonrisa. Paulatinamente, el escultor irá extrayendo un partido cada vez más depurado, a recursos formales tales como la barbilla puntiaguda con hoyuelo, los grandes ojos, la carnosidad de los labios y el esbelto cuello que sustenta el bloque.


pasos procesionales


El trono de Jesús en su Sagrada Cena Sacramental es diseño y obra de los talleres de Manuel Guzmán Bejarano entre los años 1970 y 1971, a la par que el nuevo grupo escultórico de Álvarez Duarte.
Se trata de un retablo de madera tallada y dorada de grandes dimensiones, las precisas para albergar por completo a todo el grupo escultórico, y en el que abundan los recursos de hojarascas a lo largo y ancho del mismo.
El trono de la Cena cuenta con dieciocho puntos de luz en la superficie del mismo, repartidos en forma de arbotantes en las esquinas y laterales del cajillo. Igualmente, en las esquinas del trono, se distribuye una serie de ángeles y angelotes infantiles que vienen a completar el diseño y la talla del majestuoso trono.


También destacan en el retablo las cuatro pequeñas ánforas que se sitúan en grupos de dos en el perímetro superior del trono.

Cabe reseñar que en la factura del trono del Señor de la Cena existieron desencuentros entre el autor del mismo, Manuel Guzmán, y del las imágenes, Luis Álvarez, en cuestiones relativas a las medidas necesarias para su elaboración. Cuando el tallista sevillano terminó el trono se dio cuenta de que el grupo escultórico, además de la mesa, no cabían él, por lo que tuvo que reformar provisionalmente el trono ampliándolo para que pudiera salir ese mismo año, quedando pendiente algunos detalles de talla del nuevo diseño adaptado a las nuevas dimensiones, y que a día de hoy, siguen pendientes.

Por ello la Hermandad ya se ha puesto en contacto con el hijo del desaparecido autor del diseño y ejecución, de idéntico nombre, Manuel Guzmán, para que sea el encargado de reformar el cajillo conforme a la línea que marcará su padre.

Las andas procesionales de la Virgen de la Paz es un trabajo de los talleres hispalenses de Manuel Villarreal realizado según las líneas marcadas por el hermano de la Cofradía y artífice de muchas de las obras existentes en nuestra Semana Santa, Juan Casielles del Nido, y fue realizada entre los años 1970 y 1971.
Hablamos de un trono de alpaca plateada, repujada y cincelada, y cuyo diseño estableció que su parte más alta fuera sensiblemente mayor a la de la base, resultando el trono más ancho de cuantos se procesionan en Málaga. El trono remata sus esquinas con cuatro grandiosos arbotantes del mismo material y con catorce brazos cada uno de ellos. En cada cartela puede verse la cabeza en relieve de todos y cada uno de los doce apóstoles que participaron en la última cena de nuestro Señor Jesucristo. Mientras que en la capilla frontal una pequeña talla de Santa María de la Victoria, patrona de la ciudad de Málaga, en referencia a los orígenes de la Hermandad cuya primera sede canónica fue precisamente el Santuario de la Victoria.

El palio, obra de los hermanos Fernández entre los años 1954 y 1958, fue de los pocos enseres que se salvaron del incendio de la capilla de la estación, ya que se encontraba en proceso de restauración y limpieza aquel trágico día. Más adelante, en 1992, en los talleres de Manuel Mendoza, se vuelve a restaurar el palio de la Señora y se enriquece bordando también las bambalinas interiores. El manto procesional bordado en fino oro por las RR.MM. Adoratrices en 1950 bajo diseño de Juan Casielles, también se salvó del fuego que sacudió a la capilla aquel día de los Inocentes de 1969.

En el año 2001 después de la Semana Santa y la ser el centro de admiración de todos los visitantes de MUNARCO en Sevilla, el trono es restaurado en el taller de Luis Lerdo situado en la capital andaluza, donde fue de nuevo plateado y reparado a causa del traslado de la pieza hasta Sevilla.




Hábito Procesional


Capirote y túnica de terciopelo rojo (AZUL EN VIRGEN) y cíngulo dorado.


estación de penitencia: JUEVES SANTO

casa hermandad: C/ compañía, 44 – MALAGA

enlace: LA CENA


Su Templo

iGLESIA DE LOS sANTOS mÁRTIRES


La iglesia de los Santos Mártires está situada en la PLAZA del mismo nombre en el centro de MALAGA. El aspecto exterior de la iglesia es austero, recubierto de ladrillo visto, aunque es probable que siga el modelo andaluz de los siglos XV y XVI, el exterior de la iglesia tiene algunas muestras de arquitectura islámica. Por lo tanto podemos hablar de que la iglesia es obra de varios periodos o fruto de modificaciones posteriores.


La anterior afirmación se hace mas presente si tenemos en cuenta de que el interior esta conformado por tres naves formadas por arcadas de medio punto, con planta basilical y bóveda de cañon y alguna nervadura de crucería, propias de las arquitectura gótica, románica y de otro tipo de arte anterior al barroco, que es al arte que esta iglesia debe su decoración plática, su definición y su posterior concepción interior.


Ésta, como ocurre con gran cantidad de las iglesias andaluzas, es una iglesia del siglo XV que posteriormente sera modificada debido a la corriente formada por la contrarreforma.


Aparte de esto es destacable la gran cantiddad de cofradias que residen en esta iglesia, sus capillas barrocas, su interior ricamente decorado, y sus elementos plasticos de la arquitectura barroca (incluidos barrocos)